Posts Tagged ‘DESENGAÑO’

DESENGAÑO

feb 13

Soy Jose, un chico de 27 años de Córdoba. Voy a mostraros un poema que redacté en el año 1.997, cuando yo era un estudiante de Segundo Curso de Bachillerato y estaba enamorado de una bella profesora de Valladolid, llamada Marta Sanz. Era un amor imposible de realizar, como es lógico, y fruto de la desesperación personal que yo sentía es este poema. Finalmente, cabe decir que este poema es solamente uno de los muchísimos que yo escribí por aquellas fechas, y que hoy sigo escribiendo, pero a una mujer distinta y joven que todavía no me ha correspondido. Te dejo con el poema.

Para mi querida Marta, a fecha de 14-II-1.997. Ciudad de Córdoba (España). Título del poema: “DESENGAÑO”:

“Dijiste en silencio que no hay nada, sólo con esquiva mirada,

y con ello me abriste los ojos para que me desengañara.

Pensar que creí ser el elegido de tu selecto corazón,

y ahora me privas tú de esta gran mentira de la que me alimentaba.

En tu ida, soledad sólo tengo por compañía, que no ofrece consuelo,

sino más que amargo acíbar en tu por siempre ausencia y lejanía.

Sin retorno escapas de mí a otro lugar, a otro mundo, a otra ciudad,

nada de ti seré más, pues me olvidarás, si no lo has hecho ya,

y tú indiferente, sin saber cómo hieres así a quien más te quería.

Felicidad hallarás allende de esta baja tierra banal

y allí tesoro será, de aquellas dichosas manos que la posean,

que tanto pesar me dan, porque no yo sino ellas te palparán

y de infinita pasión, de eterno placer hasta el fin te colmarán.

Si lágrimas, fruto del padecer de frustración e impotencia,

son inútiles, pues no volverás, no me conducirán a tu pedestal.

Si las horas no liberan mi mente de esta incesante tragedia

Y con más inclemencia, tras breves falsos instantes de libertad,

me devuelven a la más acusada tortura de la infelicidad,

y si todo ya carece de sentido y no hay meta por la que luchar …

Sólo queda una salida, la más fácil y triste de alcanzar,

la de huír de esta realidad para esperarte en el Cielo del Edén cuando llegues

y permanecer allí contigo, y esta vez de verdad y para siempre”.