Posts Tagged ‘enseñanza’

Te amo Papá

mar 10

Me enseñaste con amor
a dar mis primeros pasos,
a defenderme en la vida
guiada por tus ejemplos;
sembraste la cordialidad
compartiendo gratos momentos
con quienes me tuvieron cerca
y con aquellos que se fueron.

Es admirable tu labor,
como padre y como hermano,
he visto con gran orgullo
como venciste la adversidad,
superando los fracasos
con entereza y optimismo.

Me pintaste con palabras
muchos bellos escenarios,
me ayudaste a amar la tierra
a labrarla con devoción,
y dejar semillas dispersas
de confianza y respeto.

Papá ahora que estoy lejos,
del terruño que fué mi hogar,
te llevo siempre conmigo,
en las dulces evocaciones
por las vivencias a tu lado,
que acompañan mis pensamientos.

Desde esa lejana infancia
grabaste dentro de mi alma,
los colores de las esperanzas,
que pintaste con ternura;
creaste con mucho cariño
infinidad de relatos,
con personajes imaginarios
que acompañaron mis juegos.

Eran en los silencios
mis fieles y leales amigos,
los que dejaron dentro de mi,
el amor a la poesía.

Me ayudaste a crear metáforas,
al rescatar de las flores
las fragancias exquisitas
en las primaveras eternas,
y de los blancos inviernos
la nitidéz de la escarcha
como símbolo del amor.

Tus bendiciones son mi fortaleza
tu enseñanza un estandarte,
tu doctrina el decálogo
que me impulsan en el camino;
y donde quiera que vaya
me cobijarán tus sentimientos
abrigándome de las inclemencias
al refugiarme en tu corazón…

¡Te amo papá!

Lo que aprendi de ti Papá

mar 10

Aprendí de ti lo mejor papa,
Perseverancia, honradez, amor
Con la frente bien altiva
¡Trabajando siempre…con tesón!
Aprendí de tu honradez, tu respeto
Y tu valor, tus respuestas a mis dudas
Con tus bellos ojos verdes…
Tu mirada penetrante,
Amorosa y delirante.
Callado, siempre enamorado,
De tus libros, de la música…
De tus hijos…del amor.

Y, poco a poco, a paso lento
Con tu temple,
Fuiste dejando un vació
En mi triste corazón…
Sabiendo tu, que quedarías dormido,
No pudiendo yo intentar
Haberte retenido. ¡Cuanto aprendí de ti!
¡Ay! … ¡Mi viejo querido!
Respete tus canas, siempre te di abrigo…
Aprendí tu enseñanza…la cual,
A otros, le he ofrecido.
Que falta me haces, mi viejo,
Mi viejo querido…
Tus sabios consejos
De siempre…fuiste mi delirio,
Te llevo en mi alma…
Siempre conmigo.
Lo aprendido de ti papa,
Nunca lo olvido.
Por siempre serás mi viejo,
Mi padre adorado y querido…
Y yo, seguiré siendo tu niña,
La que aprendió tus consejos…
Aquella que ya hoy ha crecido.

¡Lo que aprendí de ti Papa!…
¡De cuanto me ha servido!