Posts Tagged ‘maldad’

MI PADRE

feb 15

Yo tengo en el hogar un soberano,
único a quien venera el alma mía;
es su corona de cabello cano,
la honra su ley y la virtud su guía.
En lentas horas de miseria y duelo,
lleno de firme y varonil constancia,
guarda la fe de que me habló el cielo
en las horas primeras de mi infancia.
La amarga prescripción y la tristeza
en su alma abrieron incurable herida,
es un anciano y lleva en la cabeza
el polvo del camino de la vida.
Ve del mundo las fieras tempestades,
de la suerte las horas desgraciadas,
y pasa, como Cristo el Tiberíades,
de pie sobre las ondas encrespadas.
Seca su llanto, calla sus dolores,
y sólo en el deber sus ojos fijos,
recoge espinas y derrama flores
sobre la senda que trazó a sus hijos.
Me ha dicho: “A quien es bueno, la amargura
jamás en llanto sus mejillas moja;
en el mundo, la flor de la ventura
al más ligero soplo se deshoja.
Haz el bien sin temer el sacrificio;
el hombre ha de luchar sereno y fuerte,
y halla quien odia la maldad y el vicio
un tálamo de rosas en la muerte.
Si eres pobre, confórmate y sé bueno;
si eres rico, protege al desgraciado,
y lo mismo en tu hogar que en el ajeno
guarda tu honor para vivir honrado.
Ama la libertad: libre es el hombre
y su juez más severo es la conciencia;
tanto como tu honor guarda tu nombre,
pues mi nombre y mi honor forman tu herencia”.
Este código augusto en mi alma pudo,
desde que lo escuché, quedar grabado;
en todas las tormentas fue mi escudo,
de todas las borrascas me ha salvado.
Mi padre tiene en su mirar sereno
reflejo fiel de su conciencia honrada.
¡Cuánto consejo cariñoso y bueno
sorprendo en el fulgor de su mirada!.

ROHI (RAAH). yahweh es mi pastor -Sal. 23:1

feb 13

ROHI (RAAH). yahweh es mi pastor.
(Sal. 23:1) – El Amor que Vale
De la Gloria del Señor esta llena mi vida, de su paz y de su amor es que vivo noche y día, de sus palabras dulces que me ayuda a caminar, de esa Gloria que el Señor me da, con esa gloria es que he aprendido amar.

Cuando lloro cuando río, mi Señor conmigo está, él nunca me deja sola, jamás me desampara.

A veces me siento triste por las penas de este mundo, lloro en mi intimidad con ese dolor profundo, lloro cuando los niños están solos y abandonados, lloro cuando los inocentes son siempre ultrajados, pero camino adelante orando en todo momento, ayudando a mis amados con mi gemir y lamento, creyendo con esa fe, que mi Dios me sabrá escuchar, porque el escucha a los justos cuando nos ponemos a orar.

Por eso siempre vivo de la gloria del Señor, pues me siento agradecida de su eterna bondad, que me obsequia cada día bendiciones en su buena voluntad.

Clamo por este mundo por sus virtudes y problemas, clamo por los enfermos, por sus aflicciones y penas, por los necesitados y por los desvalidos, por aquellos que han sufrido en silencio su dolor, lloro por los apesumbrados por lo que están falto de amor.

Por los que están en silencio en la más completa soledad, oro para que Dios les ilumine de su amor y su bondad. Por aquellos afligidos que solos están en la cárceles, los que son ven barrotes en aquella oscuridad, oro por mis hermanos que les acompaña la soledad.

Hay tanto porque clamar, por las guerras por los odios, por los países sin paz, por líderes del mundo que solo saben guerrear, y por aquellos líderes que también saben amar.

Por la paz y la esperanza, oro por un mundo mejor, que quite el Señor la guerra y nos sature con su inmenso amor, y nos limpie con esa sangre preciosa que un día derramó Jesús, por esa sangre valiosa, por esa que nos compró.

Pronto pasarán las penas, las derrotas y las glorias, porque un día vendrá mi Señor Jesús, aquel que dio su vida clavado en esa cruz, quizás no le reconozca, porque siempre estás ocupado, ojala no sea tarde, cuando todo halla pasado y te sorprenda la muerte, esa que nunca avisa, y llega cuando menos lo espere, así como llega la brisa.

Cuando te sientas triste y nadie más te pueda consolar, aférrate a Jesucristo ese que te sabe bien amar, ese que escucha tus penas, y sana tu corazón herido, ese que fue molido en una triste cruz, ese que fue clavado, esa tu fuente de luz. No te abandona, no te deja, te abraza con su amor y te dice hijo mío, eh aquí en tu dolor, te acompaño, y te ayudo, te limpio de la maldad y por sobre todas las cosas, estoy en tu soledad.

Yo que un día estuve solo, allí colgado en la cruz, ahora estaré contigo y nunca te dejaré, tu vida me pertenece y allí siempre estaré, escuchando tu sentir, apaciguando tu dolor, yo seré siempre Amigo quien te cubre de la Gloria del Señor.

Por: Bede X. Lara (Gata Nissi)
Escrito en un momento difícil 7:30 pm.
Guarenas Estado Miranda Venezuela
25 de Abril del 2008